Una camiseta de manga larga camina y observa de vuelta a su casa. Está lloviendo y llueve sobre mojado. Variopintos arquetipos de personas pasean como si no tuviesen ojos por una gran calle semidesierta. Oprimen todos ellos sus pies contra la acera, todos menos unos niños que juegan.

Los niños parecen hermanos. Su madre acaba de entrar a comprar a la panadería la niña rubia, con rizos y aparentemente mas pequeña esta quieta mirando a su alrededor. Unos ojos bien abiertos para una mente despejada que con inocente gracia quiere llenar. El chico es poco mas mayor y algo mas castaño. Está sentado en el sueño jugando con un camión de bomberos. El suelo está mojado y por supuesto que no hay incendio, pero él decide las normas del juego. Se levanta y lleva el coche subiendo en vertical por la pared, como cualquier coche podría hacer. Sus pantalones están mojados y sucios por haberse sentado en el suelo. La madre sale de la panadería, es tarde, es hora de marchar, esta anocheciendo.

Autor: Einger