La camiseta de manga larga camina una tarde demasiado calurosa. El sol pega de frente, pero no es ningún extranjero, ningún señor Meursault, o al menos el sol no es tan molesto con las gafas puestas. Esta lo suficientemente cansado como para no disparar. Se sienta en el banco de un parque. Podría ser cualquier parque.

Por el parque pasa una mujer joven, quizás sin la mayoría de edad. Erase una mujer a un móvil pegado, erase una conversación superlativa… Se tiende en un banco cercano. Habla de banalidades, de planes para una tarde a la que quizás no llegue, de amigos que no sabe como son en realidad. No es nadie y paradojicamente es la mas popular de su red social. Es típica y no hay nada en ella que desentrañar. En que se ha convertido. ¿Sería capaz de volver a pensar o su vida se ha hecho ya añicos para siempre? No merece la pena seguir pensando en ella.
Voy a la fuente a beber agua

Autor: Einger