La camiseta de manga larga espera se sienta en la terraza de un bar con un refresco. El calor pega sobre las cabezas de la gente. Los niños chillan mientras juegan al balón y en ciertas mesas se escucha alguna carcajada de cuando en cuando.

Unos bóxer perturban las bellas vistas. Unos pelos que reflejan un viento imaginario viento que ha soplado desde su derecha. Unas gafas de ultimo modelo que muestran un gran Adolfo Dominguez en la patilla. Una camiseta blanca de manga corta con un pajarraco en el pecho. Unas zapatillas anchas blancas. Unos vaqueros azul oscuro con un cinturón que no sujetan nada… Vive para su imagen y morirá si su look no es la última moda. Lo trajeron desnudo al mundo y lloró porque la toalla con la que lo limpiaron no tenían una marca inscrita. Es un subproducto de marketing. Una gran negocio para las empresas que promociona sin recibir dinero a cambio. Soy el hígado podrido de Jack segregando bilis y retorciendome entre sudores frios. ¿Se cree un superhéroe por enseñar los calzones? ¿Jamás le explicaron el concepto de ropa interior? La belleza vuelve a endulzar las vistas cuando desaparece de la terraza.

Autor: Einger