Navegando por la red me he topado con este post. La verdad es que es un poco antiguo, pero no tiene perdida, asi que habiendo puesto ya el link a su pagina para quien quiera visitarla paso a pegar su articulo:

Sí, amigos, esta vez me toca darle caña a ese programa que AntenaÑé echa todos los martes por la noche, que es bastante meritorio porque aborda un tema de rabiosa actualidad y de suma importancia para la gente joven y no tan joven.
*Y es aquí donde felicito a esa cadena por su excelente programa…ya era hora de que acertaran a hacer algo bueno y no retransmitir tanta basura y cutresensacionalismo como al que nos tienen acostumbrados.

CURSO DEL 63
Buen programa y mejor experimento sociológico, pedagógico y educativo: unos niñatos-lumpen de 2009, con todo lo que tristemente implica, son metidos en un colegio al estilo de 1963, con las normas de aquella época que tanto han influido en nuestros padres.
Dentro de dicho colegio – el San Severo (gran acierto con el nombre) – los niñatos (y niñatas) son obligados a estudiar lo típico de aquella época, a seguir las normas y pautas de aquellos años y a aceptar otro tipo de educación, ambiente y orientación personal. Todo recuerda al año 1963, desde la vestimenta de los participantes al decorado pasando por el aspecto y vocabulario de los profesores. Un sobresaliente a la caracterización, sí señor.
El resultado es, a mi entender, pintoresco pero previsible: vemos la realidad.
Vemos cómo unos niñatos malcriados, analfabetos e indisciplinados sucumben, lágrima en cara y sollozo en ristre, todo ello aderezado por alguna que otra pataleta, ante la rectitud de los profesores-actores, las normas bien puestas y, en definitiva, el sentido común y la seriedad a veces llevada un poco al extremo.
Y es gracioso ver cómo lloran esos adolescentes -que en la calle tan geniales se creen- ante la imposición de obligaciones en otra época normales; es gracioso ver las excusas que ponen ante lo que no les gusta y, aún más, es gracioso ver a sus padres, que con sus declaraciones a cámara demuestran que: 1) no tienen ni puñetera idea de cómo criar a una persona, y 2) que han fracasado en el intento, mientras toda España ve la gran educación, nivel cultural, diligencia e iniciativa de sus retoños. De esos hijos de la ESO que tanto abundan en este país de gente culta, razonable, educada y de buen gusto.
Del primer programa recuerdo el asilvestramiento de la chavalería de San Severo; de los siguientes programas me quedo con la progresiva desmongolización de esa misma chavalería, que poco a poco va viendo lo que es bueno, que poco a poco se va enderezando y adecentando en sus formas y maneras. Que sí, que sí, que esos chavales y chavalas -como la gran mayoría de adolescentes- tendrán mucho piercing, mucho tatuaje, mucho modelito, mucho bronceado, mucha tontería en el cuerpo y se creerán los más guays del cotarro al estar con sus amigos…pero la cura de humildad y de realidad les está viniendo de perlas.
Y también destaco a algunos padres, a esos que al principio iban a dar “un par de hostias” al estricto profesor don Luís por abroncar al chaval y que ahora, velada y simultáneamente, admiten el gañanismo de sus retoños y su impericia educativa. Ya decía yo que este programa estaba muy bien.
Pero no todo va a ser malo cuando me refiero a la chavalería que pena en el San Severo: en ellos también he visto compañerismo, buenos razonamientos y sentido del humor, que no todo iba a ser malo, hombre.
Bueno, lo dicho: que enhorabuena a la cadena por ofrecernos -por fin- algo decente y enhorabuena a los ideólogos del programa. Yo lo disfruto mucho. Y espero seguir así. Y que se saquen conclusiones por parte de todos – desde los padres hasta los gobernantes pasando por pedagogos y profesores-. Aunque quizá sea mucho pedir, quién sabe.
¡Un brindis por el curso del 63!

Hay un comentario que debo citarlo porque simplemente me ha quitado muchas palabras de la boca (una pena que sea anónimo se merecía un aplauso)

hola Roncio, digo rancio! Ponte como quieras pero no pienso ver el programa ese. Vi 20 min del primer “episodio”, y el experimento sociológico es el que aplican sobre la audiencia, no sobre los concursantes. A los niños estos (no tanto, pero bueno) los han escogido precisamente porque responden a un cierto estereotipo de la juventud muy extendido desde los tiempos de Sócrates: carentes de humildad, irrespetuosos, iletrados, pintas, irresponsables y oh! sexualmente activos (probablemente lo que más joda, con perdón, a los de cierta edad). Los han escogido para provocar la hostilidad de los nostálgicos, que disfrutarán con las sevicias a las que someten a los nenes (eso de cortarles el pelo y tal me recuerda a las mujeres a las que rapaban la cabeza en el 36, bien, bien). Y los han escogido así porque responderán de la manera en la que los sádicos responsables del programa quieren que respondan: lloros, rebeldía, si puede ser violencia, etc., lo que mola a los televidentes. La cosa acabará, me temo, con la lobotomización de los chavales a lo “Naranja Mecánica”, saldrán clonados y con el pelo a raya, hechos unos hombrecitos, que es la moraleja que nos quieren meter. Yo tengo más fe en los jóvenes, es lo único en lo que tengo fe prácticamente, dejemos de joderles. Apagué la tele antes de que los pusieran a cantar el Cara al Sol. Supongo que lo cantarán, no? Ah! que aquello no era parte de la educación de la época, claro, claro.
Papageno cabreado

Mi comentario: ¡Bonito post! Al contrario que el que ha escrito el anterior comentario yo estoy de acuerdo en algo: La caracterizacion de los profesores era muy buena. El resto del artiículo no son mas que pamplinas. Los chavales no son mas que esteriotipos de idiotas. No se trata de ningún experimento sociologico. No se tan siquiera si alguna vez estos programas trataron eso. Los programas estilo curso del 63, gran hermano,… son tan solo un experimento de audiencia. Como canta Doctor Deseo: Reality show.¡Qué bonito es ser idiota y pobre! Las personas que elegidas para participar en ellos (o al menos la mayoria) son gente que llama la atención y que no sabe que hace para conseguir que unas camara los enfoque. Representan comportamientos alarmantes nada mas que eso. Cambien de canal en cuanto aparezca en su pantalla un programa de este estilo señores. Mejor aún, apaguen su televisor y vivan su vida, en vez de sentarse en el sofa a ver como la desperdician otros.