Posts tagged ‘capítulo’

House M. D.


House es conocido por su inteligencia, su adicción a la vicodina y su tendencia a que la enfermedad de su paciente sea lupus, pero cualquier capítulo de su primera temporada podría ser asi:

Unos desconocidos están haciendo alguna chorrada

-Pues la Mari me regaló una pulsera de plata que…. aghhh…
– Churri, ¿Estás bien?
– ¡Cof cof whaghh!
– ¡¡¡Churri!!!
– ¡Cuack!
– ¡Dios mío! ¡Que alguien me ayude!

TUUUUUUN TIIIINNNNNN……….Ti Tiiiruuuriiiiiiiru… Ti Tiiiruuuriiiiiiiru…….

¡¡¡DOCTOOOR… HOUSE!!!

(House y el Neurólogo Negro (”H” y “NN”) caminan por un pasillo del hospital. House se trinca un puñao de pastis):

– Neurólogo Negro: La paciente sufrió una reacción alérgica a las
aminotopotasas calciformes de sus calcetines.
– House: ¿El TAC mostró niveles altos de churriminoácidos?.
– NN: No, y los torrínidos están en 14 miligramos por kilo.
– H: Que le hagan una cojoscopia a ver si muestra signos de
ostetitación.
– NN: ¿Insinúas que tiene chungopatitis? Sólo hay un caso entre un
millón, no tiene sentido…. cortisona y “pa’casa”.
– H: ¿Ah no? entonces…. ¿Por qué se rasca la oreja izquierda?.
– NN: ?¿?¿?¿?¿?¿?¿¿??
– H: Que le hagan los análisis.

(House se trinca un puñao de pastis, se las ingenia para no pasar
consulta, y de paso nos enseña algo mas de la vida…. y después…)

– Churri: No me encuentro b… cof cof aghhhhh!
– NN: Sufre una parada cardiorrespiratoria!! ¡¡20 miligramos de
tritopotasa!!
– Marido de la churri: ¡¡Mi mujer se muere!! ¡¡¡Hagan algo!!!

(La entuban, la electrocutan, y le salvan la vida. House se trinca un
puñao de pastis. Él y su equipo discuten en una sala con una pizarra de
rotuladores. De cada frase entiendes una o dos palabras: las conjunciones y los pronombres.)

– Tia Buena Empollona (TBE) : Ha reaccionado a los esteroides, no
puede ser una alergia común.
– H: ¡Muy bien! ¿Te has dado cuenta tú solita?
– TBE: modo mirada asesina ON
– H: Bien, yo tengo razón, tiene chungopatitis. Hay que ponerle lejía en vena
– TODOS: ¡Pero qué dices! ¡Si no tiene chungoloquesea podrías matarla!
blahblahblah
H: Aquí mando youuuuuuu

(Le aplican el tratamiento y la paciente se pone a morir otra vez, la entuban, la electrocutan, y la salvan….)

– H: Vale, no era chungopatitis

(House se trinca un puñao de pastis. Luego, decide que hay que allanar
la casa del paciente y, de paso, cambiarle la medicación por otra de alguna enfermedad que como máximo aparezca una vez entre 1 millón)

Alguno o algunos miembros del equipo de House (tenemos una Tía Buena
Empollona, un Neurólogo Negro y un Australiano Pijo -AP-) allanan la
casa, plagian la escena de recogida de pruebas de CSI y, cuando no encuentran nada (porque no tienen cojo-zoom), hacen alguna chorrada como comerse algo de la nevera o cepillar al perro del paciente… )

(De vuelta en el hospital. House se trinca un puñao de pastis.)

-House: ¡¡¡Hacedle una punción lumbar!!!
-TBE: Pero, es demasiado peligroso, podriamos desencadenar una…
-House: ¡¡¡Hacedle una punción lumbar!!!
-AP:La punción lumbar no está indicada en…
-House: ¡¡¡Hacedle una punción lumbar!!!
-N.N: ¡¡¡Pero si no tiene médula!!!
-House: ¡¡¡¡HE DICHO QUE LE HAGÁIS UNA PUNCIÓN LUMBAR!!!!

(En algún momento también hay escenita de laboratorio con interesantísimas pipetas y frascos, ¡Bieeeeen! )

– Churri: Memueromáaaaas……
– ¡Dadme un tubo y una bolsa de aire! A un lado que voy… zzZZZzztTTTTttztttztz… y… le salvan la vida)

– Jefa Buenorra del Hospital: ¡La paciente se ha puesto verde!, ¡Os
la vais a cargar!, ¡¡House es un incompetente!! (aunque siento una terrible
admiración y aprecio de verdadera amiga hacia él, así que no haré nada).

(House se trinca un puñao de pastis. Luego pasa consulta y se ríe de
sus pacientes… Luego, reflexiona en la terraza y el Oncólogo Ligón (OL) le
da una lección moral de valores. House le recuerda que le pone los cuernos a su mujer, y el OL le dice “sí, pero tú estás solo y amargado,
chincha, chincha”, y House le dice una bordería pero en el fondo piensa sobre ello y pone cara de pena).

(Vuelven a la sala de la pizarra. House se trinca un puñao de pastis.)

– NN: La última chorrada que le pusimos casi la mata.
– H: Porque no tiene eso que nos inventamos… ¿Qué puede ser….?.
– NN: Oye, siempre que nos quedamos sin ideas suelo decir que…
– TODOS: ¡¡¡QUE NO!!! ¡¡¡QUE NO ES LUPUS, COHONE!!!

(House se queda mirando una polilla que revolotea en una lámpara con
forma de yin-yan… y, en ese momento, un búho sale de una ratonera y se come la polilla, lo cual parece dejar a House absorto en una tremenda
revelación, que le incita a trincarse un puñao de pastis).

– H: ¿Cómo pude pasarlo por alto? ¡Se rasca la oreja izquierda! ¡Todo cuadra!. ¡¡Tiene el Mal Infernal de Howkinson!!
– TODOS: ¡¡¡HALAAAAA!!! ¡¡¡SOBRAOOOO!!! Es 1/2 caso en un trillón de
muchillones!!! (pero conocemos la afección porque el saber no ocupa lugar, sobre todo si tienes guión).
– H: Australiano Pijo (AP)… cuando estuviste en casa de la paciente, ¿No
dijiste que te lavaste los dientes con su cepillo de madera?
– AP: Si, ¿y?
– H: Y, ¿Te parece eso normal??
– TBE: Los cepillos de madera acumulan ácaros que pueden actuar de
desencadenantes del Mal Infernal de Howkinson(tm) y blah blah….
– H: ¡Muy bien, Tía Buena Empollona! Por eso te contraté… ¡y porque
estás buena, claro!
– NN: ¿¡¿¡¿PERO ESTÁIS TODOS LOCOS?!?!? ¡Cómo va a tener eso! ¡Si ni
siquiera existe! ¡Y además no puede ser que haya información de una
cosa que solo he ha pasado a un tío en toda la historia de la medicina!. ¿Es que soy el único que no ha perdido la cabeza??
– AP: Bueno… yo de pequeño estudiaba seminario pero dios me abandonó y desde entonces…..
– NN:¿?¿??¿?¿?¿??
– H: Tengo razón y todos vosotros sois una bosta.

(Resulta que, como siempre, al cuarto intento House tenía razón, aunque
era totalmente imposible, y el paciente se salva)

– NN: No me puedo creer que tuviera razón otra vez.
– TBE: Es mi héroe
– AP: ¿Os dais cuenta de que todos los médicos excepto House somos
unos incompetentes, y que si no fuera por él se nos habrían muerto
todos los pacientes de la serie?
– NN: sí tío, y no veas como me joroba….
– TBE: En realidad es un hombre maravilloso que tiene taaaanto que
enseñarnos……
– LOS DOS: (Zorra….)

TUUUUUUN TIIIINNNNNN……….Ti Tiiiruuuriiiiiiiru…Ti Tiiiruuuriiiiiiiru……. (fundido en negro)

Visto en: chicadelatele.com

Espero que os haya gustado.

Anuncios

Capitulo 2 – La cena

Llevo dos horas andando. Pueblos a lo lejos y campos de trigo a los lados. Me acerco hacia uno de ellos. Tan solo la vieja mochila me acompaña. Cuando entro en el pueblo ya esta anocheciendo. Algún que otro tractor, algún que otro coche y demasiados ladridos.

Me alejo de la calle principal. Entre las callejuelas encuentro un camino. Tras un par de tierras de cebada y trigo me encuentro un montón viejo de fardos en una tierra al lado del camino. Algunos de ellos están oscurecidos. Seguramente los habían intentado quemar hace mas de medio año. Forman dos muros de unos 13 metros de altura, uno está enfocado hacia el este y otro hacia el norte. La esquina que forman parece acogedora. Me acerco y dos jovenes zorros salen corriendo de entre las pajas. Uno corre hacia unos matorrales, el otro baja una colina entre un campo de trigo.

Mi estomago ruge al ver tan apetitoso filete. Me quito la mochila la dejo en suelo. Saco una navaja y una manta. Los matorrales no son muy grandes y me meto en ellos. El zorro sale de los matorrales corriendo, pero me lanzo en plancha al suelo y sujetando la manta con las dos manos lo dejo atrapado en su interior. Cojo la navaja con la mano derecha y asesto un golpe certero contra el bulto que hay bajo la manta. La manta comienza a teñirse de rojo mientras el zorro se revuelve. Otro golpe, seguramente haya tocado una pata. Un golpe falla, anclando levemente la navaja en el suelo. Saco la navaja de la tierra, elevo el brazo por encima de mi cabeza y encajo el golpe sobre la parte mas prominente del bulto. Ya no se mueve. Quito la manta. Tanto la manta como el animal están hechos una escabechina (pero no creo que el Kitsune me ataque por haberlo hecho) . Corto como bien puedo los retales de la manta que han quedado limpios y me limpio las manos en uno de ellos. Desuello de mala manera el animal. Cojo una de sus patas traseras y la arranco de cuajo. Busco un mechero en la mochila y la caliento a duras penas (mi cerebro insinúa que así no estará cruda). La muerdo, la mastico y la trago. Es mejor que nada. Hago lo mismo con las otras tres patas. Guardo tronco y cabeza en un trozo de manta, lo cierro con un trozo de cuerda y lo meto en la mochila.

Cojo esta y me acurruco contra la esquina formada por los fardos. Mañana espera otro largo día.

Autor: Einger

Capitulo 1 – Ganas de…

Noto como poco a poco la sangre se va acumulando en mis venas. Una sangre que hierve. Arde mas fuerte que las ascuas del infierno. Sentir un golpe en la cabeza que pide rebeldía y va adquiriendo el control del cuerpo. Notar un escalofrío que sube desde la médula espinal por la columna hasta el hombro derecho, cada vez llega mas lejos por el brazo. La razón insiste en parar. No estoy en un antro oscuro, escribiendo un soliloquio esquizofrénico. Únicamente narro los deseos, sin cumplir (aún). Es horrible parecer absolutamente normal y ser altamente peligroso. Se puede intentar inhibir el pensamiento que ejerce tales efectos, pero es absurdo. Está ahí. Es absolutamente concupiscible, toda mi alma requiere el antojo, es cuasi perfecto. Una voz de desafío, pero los pies lo suficientemente pegados al suelo como para levantarse. Mas vale que nadie moleste ahora. Solo por su bien.

Mis ojos pronuncian ira. Simple y sana venganza contra el mundo. Un mundo dominado por el vulgo. Conjuntos de personas que no saben apreciar su suerte ni utilizarla en su favor (debido a ello erran al utilizarla a favor de otros). Un mundo que jamás me ha preguntado si quiero existir, si mi deseo es vivir. Un mundo compuesto por seres genéricos y sin ideas. ¿Como iban esos seres a plantearse pensar en lo que yo quiero? ¿Indudablemente como iban esos seres a plantearse pensar? Puedo cambiarlo tengo fuerza para ello y suficiente asco a la vida como para no importarme perderla. Soy la figura correcta para hacerlo. Única figura que tiene valía como para hacerlo. No quedara títere con cabeza.

Autor: Einger